Urticaria: como viene, se va… ¿o no?

Estás tan tranquilo, haciendo tus cosas, y de repente empieza a picarte el cuerpo de forma insoportable. La piel empieza a llenarse de ronchas rojas que te obligan a rascarte como un poseso. ¿Será una alergia? ¿Tienes que salir corriendo a urgencias o ponerte en contacto con tu alergólogo online? ¿Cómo se cura?

¿Qué es la urticaria?

Esas placas que te han salido son típicas de la urticaria, una enfermedad de la piel muy frecuente: 1 de cada 5 personas tendrá urticaria alguna vez en su vida. Las ronchas son rojizas y elevadas, a veces con el centro más pálido, y pican como un demonio. Ese es el síntoma principal, el picor. Se debe a que se activan los mastocitos, un tipo de células del sistema inmunitario que liberan histamina, una sustancia química que causa el picor.

Las ronchas son de distintos tamaños y desaparecen en horas, aunque van saliendo otras. A veces, se hincha alguna parte de la cara (párpados, labios, orejas), lo pies, las manos o los genitales. Esto se llama angioedema; es lo mismo que la roncha, pero en este caso afecta a capas más profundas de la piel.

Urticaria: ¿por qué sale?

Las causas de la urticaria son diversas. Sin embargo, en muchos casos no se llega a saber con exactitud cuál es el desencadenante:

  • Infecciones. Virus, bacterias y parásitos pueden causar urticaria.
  • Reacciones alérgicas. La urticaria suele salir de minutos a horas tras la exposición a lo que provoca la alergia, que puede ser algún alimento o aditivo, medicamentos, picaduras de insectos o tocar ciertas sustancias (como plantas, frutas y látex).
  • Causas físicas. La urticaria puede aparecer por frío, calor, sudor o ejercicio. La vibración es otra causa: por ejemplo, la vibración del volante del coche puede hacer que las manos se pongan rojas y piquen. Otras causas son la presión, el sol o el agua. El dermografismo es una forma de urticaria en la que salen ronchas al rascarse o «escribir» sobre la piel.

Los alimentos que con más frecuencia causan urticaria en los niños son la leche, los huevos, los frutos secos, la soja y el trigo. En los adultos, el pescado, el marisco y los frutos secos. El melocotón también causa reacciones alérgicas con frecuencia.

¿Cuánto dura la urticaria?

Lo más habitual es que la urticaria desaparezca en unos días o semanas. Cuando es así, se llama urticaria aguda. Sin embargo, en algunas personas se alarga en el tiempo: cuando dura más de 6 semanas, se llama urticaria crónica. Es imposible saber si tu urticaria va a ser aguda o crónica. La única forma es esperar a ver cómo evoluciona.

La urticaria crónica suele ser idiopática, es decir, de causa desconocida. En estos casos, rara vez es por alergias y, aunque molesta, no es grave. Tampoco es contagiosa. En el 50 % de los casos, la urticaria crónica se cura por sí sola antes de 1 año.

urticaria

La urticaria aguda no precisa pruebas diagnósticas. La crónica sí se estudia (con pruebas de alergia, entre otras), aunque, como hemos explicado, muchas veces no se llega a la causa específica.

Me pica mucho: ¿qué hago?

Lo primero, tranquilizarte. Lo más seguro es que la urticaria desaparezca en unos días, sin secuelas. Lo segundo, puedes tomar antihistamínicos para aliviar el picor. Los hay de dos tipos: sedantes y no sedantes. Los primeros se recomiendan por la noche, si el picor te impide dormir. En ocasiones son necesarias dosis altas de antihistamínicos, o bien combinar uno de cada tipo.

A veces hace falta tomar corticoides durante unos días, en urticarias agudas que no se alivian con antihistamínicos. Tienen muchos efectos adversos, por lo que no deben tomarse de continuo.

La urticaria, así como otras alergias, casi siempre es susceptible de diagnosticarse y tratarse mediante videoconsulta. No esperes más para resolver tu consulta a distancia en opensalud:

Consulta con un alergólogo ahora.

¡Más cómodo, imposible!

Referencias bibliográficas

  • Vigan M. Urticarias. Tratado de medicina. 2017; 21 (4): 1-7.
  • Antia C, et al. Urticaria: A comprehensive review. Journal of the American Academy of Dermatology. 2018; 79 (4): 599-614.
;

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales