¡Se me cae el pelo! ¿Qué hago?

 

Pelos en la bañera y los hombros, la coleta cada vez menos gruesa, miedo a peinarte… Seas hombre o mujer, la caída de pelo preocupa a todos. Las causas son variadas y las soluciones, también.

El pelo normal

¿Sabías que tenemos de 100 000 a 130 000 cabellos y que lo normal es que se nos caigan 100 al día? El pelo crece, se cae y vuelve a crecer. Este ciclo del pelo tiene 3 fases:

Después de la fase telógena, el pelo vuelve a entrar en fase anágena, es decir, vuelve a crecer.

Tipos de alopecia

Las alopecias se clasifican en no cicatriciales, que pueden ser reversibles, o cicatriciales, que no se pueden recuperar. Las más frecuentes (¡menos mal!) son las no cicatriciales:

Alopecia androgénica

Es la calvicie común, que afecta a hombres y mujeres. Es hereditaria (lo cual no significa que porque tu padre sea calvo tú lo vayas a ser también, pero sí que tienes más probabilidades que otras personas). El pelo se cae con una distribución característica:

El objetivo del tratamiento de este tipo de alopecia es detener la progresión. A veces es posible recuperar pelo, pero no siempre.

Los fármacos que más se usan son el minoxidil y la finasterida, aprobados por la Food and Drug Administration (FDA).

El minoxidil es una solución que se aplica sobre el cuero cabelludo 1 o 2 veces al día. Se formula en diferentes concentraciones: 2 % y 5 %. Hay que ponérselo con cuidado, porque puede hacer que crezca pelo en otras zonas, como la cara. También puede irritar el cuero cabelludo. Hay que usarlo de continuo.

La finasterida es un fármaco oral, en pastillas. Su uso está aprobado solo en hombres. Además de para la alopecia, se usa para tratar la hiperplasia benigna de próstata, pero en dosis diferentes (más altas). Según los estudios científicos, frena la pérdida de cabello en el 90 % de los hombres durante al menos 5 años y, en el 65 %, el pelo puede volver a crecer. Debe tomarse de manera continua, ya que, si deja de tomarse, en 1 año el pelo vuelve a la situación previa. Es eficaz, sobre todo, para la caída del pelo de la coronilla y la parte de arriba de la cabeza; para las entradas es menos efectivo.

Efluvio telógeno

El pelo se cae de forma muy llamativa durante un tiempo, debido a que muchos pelos entran a la vez en la fase de caída. Ocurre entre 2 y 4 meses después de algún suceso que supone un estrés para nuestro pelo: fiebre, una intervención quirúrgica, parto, fármacos, falta de vitaminas… Algunas veces se debe a estrés psicológico y puede volverse crónico, es decir, durar más tiempo.

Si tienes este tipo de alopecia, la reconocerás porque se te caerá mucho pelo en poco tiempo. Encontrarás la bañera y el cepillo lleno de pelos y, casi seguro, te parecerá que te vas a quedar calva en poco tiempo. (Lo de calva, en femenino, es porque es más frecuente en mujeres jóvenes). Pues… ¡tranquilidad! El efluvio telógeno es un problema transitorio que se resuelve por sí solo en unas pocas semanas o meses. El pelo vuelve a crecer. Para ayudarlo, trata de disminuir el estrés psicológico y lleva una dieta sana. No hace falta nada más.

Alopecia areata

En este tipo de alopecia, el pelo suele caerse en parches, por lo general a lo largo de semanas o meses, aunque a veces de forma brusca. Puede aparecer una placa de alopecia o varias y, a veces, se cae todo el pelo. Suele afectar a pelo de la cabeza, pero puede caerse el pelo de cualquier parte del cuerpo, incluidas las cejas y el vello púbico.

La causa es que nuestras propias defensas atacan al pelo; es decir, es una enfermedad autoinmunitaria. Existe una predisposición genética, y parece que el estrés es un desencadenante.

En muchos casos, sobre todo cuando son pocas placas y pequeñas, la alopecia se resuelve sola. Si la alopecia aparece después de la pubertad, el pelo crece espontáneamente en el 80 % de los casos. Sin embargo, es posible que en el futuro se vuelva a caer. No existe ningún tratamiento curativo.

Recuerda: Si se te cae el pelo, puedes consultar online con un dermatólogo. Con nuestro servicio de videoconsulta es muy sencillo, cómodo y rápido.

Referencias bibliográficas

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales