Repelentes de mosquitos para niños: ¡un verano sin picaduras!

Verano, aire libre y… mosquitos. Zumban a nuestro alrededor volviéndonos locos y, a no ser que tomemos precauciones, acaban picándonos. Si a ti ―con tu piel curtida de adulto― las picaduras te molestan, imagina lo que sentirán tus hijos, con la piel mucho más delicada. Pero ¿cómo protegerlos? ¿Qué productos puedes usar en bebés y niños? ¿Cuáles son efectivos y cuáles no? Estás en el post perfecto para encontrar respuestas.

Protección mediante barreras físicas y… sentido común

Las medidas físicas son adecuadas en todas las edades, y son las ÚNICAS RECOMENDADAS PARA MENORES DE 2 AÑOS. Algunos consejos son los siguientes:

Repelentes que funcionan

Los repelentes son sustancias químicas que se aplican sobre la piel e impiden que los insectos te piquen. Son efectivos contra diferentes insectos, como los mosquitos. No protegen contra avispas ni arañas, que no pican para comer sino para defenderse… ¡y todavía no se han inventado los repelentes antiagresividad!

Los repelentes más efectivos son los siguientes:

Puede usarse en niños mayores de 2 meses, siempre siguiendo las indicaciones de uso. Lo ideal es usar concentraciones entre el 10 y el 30 %. También puede usarse en embarazadas.

Los casos de toxicidad que se conocen son por ingestión o por usarlo en concentraciones muy altas y reaplicaciones demasiado frecuentes. Si se usa bien, no da problemas. Eso sí, deja la piel un poco grasienta y pegajosa y puede estropear el plástico y algunos tejidos.

Insecticidas

La permetrina no es un repelente, sino un insecticida que se pone en la ropa (no en la piel) y mata al mosquito. Junto con algún repelente, es adecuado para viajes a zonas tropicales. No se deben usar en menores de 2 meses.

Los antimosquitos eléctricos y las espirales que se queman suelen llevar piretroides. Las espirales y los insecticidas en espray es mejor no usarlos con niños cerca. Sin embargo, los difusores eléctricos (los típicos aparatitos que llevan líquido o pastillas y que se enchufan) liberan el piretroide muy poco a poco y pueden usarse en la habitación de los niños (lejos de su alcance, para evitar el riesgo de ingestión).

Repelentes que funcionan regular o no funcionan en absoluto

Otro tipo de repelentes son menos efectivos o, directamente, no tienen ninguna eficacia:

Entonces, ¿qué repelente uso?

En niños menores de 2 meses, ninguno; usa medidas físicas. A partir de esa edad, se puede usar DEET en formulaciones infantiles (que tienen concentraciones bajas) aplicado una vez al día. Es el más efectivo y el más cómodo, y es seguro si se usa correctamente.

Otras opciones a partir de los 2 meses son la picaridina y la citronela, pero esta última requiere reaplicarla con mucha frecuencia. El IR3535 se puede usar a partir de 1 año y el citrodiol, de 3 años.

¿Cómo se pone el repelente?

Aplicar el repelente de forma adecuada es fundamental tanto para asegurar su efectividad como su seguridad. Sigue las normas del fabricante. En general:

Y ahora, ¡feliz verano sin picaduras!

Referencias bibliográficas

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales