Encuentra tu especialista


ictus

Ictus o infarto cerebral: aprende a reconocerlo y salva vidas

El ictus, infarto cerebral o accidente cerebrovascular es una enfermedad que se produce cuando de forma brusca deja de llegar sangre a una zona del cerebro. La causa suele ser un coágulo que obstruye la arteria, pero también puede ocurrir porque la arteria se rompa.

Es probable que conozcas a alguien que lo haya sufrido, ya que afecta al 6,4 % de los españoles. Supone la segunda causa de muerte en la población, y la primera en las mujeres. Actuar rápido es la clave para salvar vidas y prevenir secuelas.

Los 6 síntomas para reconocer un ictus

El ictus se manifiesta por 6 síntomas principales. Si te das cuenta de que una persona (o tú mismo) tiene cualquiera de ellos, aunque solo sea uno, debes actuar con rapidez porque puede estar sufriendo un ictus. Fíjate si, de repente, a la persona le ocurre lo siguiente:

  1. Se le tuerce un lado de la boca. La pérdida de fuerza en la cara provoca que se tuerza la boca. Puede acompañarse de un hormigueo o una sensación de acorchamiento.
  2. Habla raro. Le cuesta articular, dice frases sin sentido o no entiende lo que le dices.
  3. No tiene fuerza o sensibilidad en un brazo o una pierna. Si dudas, pídele que levante los brazos. Si no logra hacerlo o uno se le cae, es muy probable que sufra un ictus.
  4. Pierde el equilibrio. El afectado camina con dificultad, arrastra una pierna o se cae.
  5. Ve menos por uno o los dos ojos. Ve borroso o doble, o incluso deja de ver por completo.
  6. Le duele mucho la cabeza. Un dolor de cabeza brusco e intenso es una clara señal de alarma.

Creo que es un ictus: ¿qué hago?

La rapidez es clave para minimizar las secuelas. Cuanto antes se ponga tratamiento para disolver el coágulo, antes llegará de nuevo el oxígeno al cerebro y, por tanto, más fácil será la recuperación. El ideal es llegar al hospital antes de 2 horas desde que empiezan los síntomas o, al menos, antes de 4 horas.

Los pasos que debes seguir, basados en las recomendaciones de la Sociedad Española de Neurología, son los siguientes:

  1. Si eres tú quien lo sufre, avisa inmediatamente a un familiar. Si estás solo, llama al 112.
  2. Si identificas los síntomas en otra persona, llama al 112 y explica lo que le ocurre. Di que sospechas un ictus. Eso hará que el personal sanitario active el llamado Código Ictus, un plan de atención rápida que ha demostrado mejorar la supervivencia y disminuir las secuelas.
  3. Si la ambulancia se va a retrasar, lleva al afectado directamente al hospital.
  4. Anota la hora de inicio de los síntomas.

Mientras esperas, acuesta a la persona de lado, para evitar que se ahogue si vomita. Aflójale la ropa para que respire bien y no le des ni agua ni comida, para que no se atragante. Tampoco hay que darle aspirina.

Un ictus es una verdadera emergencia, así que no esperes a ver si se pasa solo. Incluso aunque lo síntomas remitieran (puede ocurrir, si el coágulo se disuelve de manera espontánea), debes seguir los pasos indicados.

Identificar los síntomas de ictus y actuar con rapidez es sencillo y está al alcance de cualquiera. Todos podemos salvar vidas. Tú, también.

Referencias bibliográficas
Brea A, Laclaustra M, Martorell E, Pedragosa A. Epidemiología de la enfermedad vascular cerebral en España. Clin Invest Arterioscl. 2013; 25: 211-7.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales