Fibromialgia: lo que puedes hacer para sentirte mejor

 

Dolor, cansancio e incomprensión: estas son las tres palabras que mejor definen la fibromialgia. Dolor y cansancio, porque son los síntomas que predominan; incomprensión, porque es un trastorno con muchas incógnitas todavía. Aquí te contamos lo que se sabe de ella y te damos consejos para aliviar sus síntomas.

Fibromialgia: dolor generalizado de causa desconocida

El síntoma predominante en la fibromialgia es el dolor generalizado y persistente. Duelen los músculos y los tejidos blandos, sin que estén inflamados ni se encuentre nada anormal en ellos. El dolor siempre está, aunque varía en intensidad y en localización. Al principio, puede limitarse al cuello y los hombros, pero lo habitual es que luego se extienda a otras áreas. Existen ciertos puntos que duelen al presionarlos, aunque la presión sea ligera. El dolor empeora con el estrés, la ansiedad, dormir mal, el frío y la humedad. Por el contrario, mejora al descansar y al aplicar calor en la zona.

La fatiga o cansancio es otro de los síntomas que no faltan casi nunca (90 %), junto con las alteraciones del sueño. Te acuestas cansado y te levantas cansado, ya que duermes mal y el sueño no te recupera.

La depresión y la ansiedad son muy frecuentes, por lo general debido al dolor crónico. También son frecuentes los dolores de cabeza, los calambres y hormigueos, el síndrome del colon irritable (dolor abdominal y diarrea alternando con estreñimiento) y las alteraciones urinarias.

Y ¿por qué ocurre todo esto? No se sabe realmente. Las últimas teorías creen que las personas con fibromialgia tienen una percepción exagerada del dolor, un fenómeno que se llama sensibilización central. Es posible que, en parte, esto se deba a una predisposición genética, pero no está claro.

¿Cómo se trata la fibromialgia?

La fibromialgia, hoy por hoy, no se cura. Sin embargo, es posible controlar el dolor y la fatiga, de forma que puedas trabajar y realizar las actividades normales del día a día. Para ello, es fundamental un abordaje desde diferentes enfoques: tratamiento médico y psicológico, ejercicio físico, estilo de vida…

Es posible que necesites algún medicamento. Los analgésicos normales no funcionan en la fibromialgia. Se usan, en cambio, medicamentos que actúan en el sistema nervioso central, como los antidepresivos y los anticonvulsivantes. Mejoran el dolor, la calidad del sueño y el estado de ánimo.

Por otro lado, algunos consejos que pueden ayudarte con el día a día son los siguientes:

 

Ya sabes que puedes consultar online, mediante videoconsulta, con psicólogos, reumatólogos y otros especialistas que te ayudarán a tratar la fibromialgia de manera global.

Referencias bibliográficas

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales