Estreñimiento en bebés y niños: ayuda a tu hijo a ir al baño

 

¿Sabías que 3 de cada 10 niños tienen estreñimiento? Para ellos, ir al baño puede suponer una tortura. Afortunadamente, hay mucho que puedes hacer para ayudar a tu hijo. Te contamos el qué.

¿Cuántas veces es normal que mi hijo haga caca?

Lo primero que debes conocer es el patrón de defecación normal en los niños, en función de la edad y el tipo de alimentación:

Los niños estreñidos suelen hacer deposiciones duras o en bolitas, y los bebés pueden llorar al intentar hacer de vientre. También se considera estreñimiento cuando hace menos deposiciones de las habituales en él.

El mero esfuerzo o el ponerse rojo no significa que un bebé esté estreñido. Lo que le pasa es que todavía no sabe coordinar los movimientos intestinales; puedes ayudarlo encogiendo las piernas sobre la tripa.

¿Por qué a mi hijo le cuesta hacer caca?

La mayoría de los niños no tienen un problema físico, sino que tienen lo que se llama estreñimiento funcional. Este puede ocurrir por varios motivos. Uno de ellos es el dolor. Si al defecar le duele (por ejemplo, porque las heces son duras o porque tiene una heridita en el ano), tratará de no hacer caca de nuevo, para evitar el dolor. Otros motivos de estreñimiento es que el niño se sienta incómodo (por ejemplo, que le dé vergüenza ir al baño en el cole) o que se aguante por estar muy ocupado.

Hay tres momentos en la vida de un niño en los que los motivos que acabamos de explicar ocurren con más frecuencia y es más probable que se estriña:

Es importante que estés alerta durante estas etapas, para poder prevenir el estreñimiento o tratarlo rápido si aparece y así evitar que se convierta en un problema a largo plazo.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a ir bien al baño?

Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a tu hijo a evitar el estreñimiento.

Adaptar la dieta es con frecuencia suficiente para mejorar el ritmo intestinal, sobre todo cuando el estreñimiento es reciente:

Estas recomendaciones dietéticas son útiles siempre, pero más aún en el momento de quitar el pañal y enseñar al niño a ir al baño. Este puede ser un momento estresante; si, además, el niño está estreñido, será un fracaso. La forma de enseñar al niño a ir al baño también es importante. Las siguientes pautas pueden ayudar a que tu hijo no se estriña durante esta etapa:

Una vez que ya ha aprendido, motívalo para sentarse unos 10 minutos 1 o 2 veces al día, mejor después de una comida (en especial, el desayuno), ya que es cuando mejor se mueve el intestino.

Por otro lado, cuando el niño empiece el cole, vigila que no se estriña. A algunos niños no les gusta ir al baño en lugares que no les resultan familiares.

Si, a pesar de todas estas pautas, tu hijo está estreñido, puedes usar supositorios de glicerina o fragmentar las heces duras con un termómetro rectal lubricado, pero solo de forma puntual, para que no se acostumbre.

Para el estreñimiento crónico puede ser necesario usar laxantes además de la dieta. Si no sabes cuál usar o te preocupa cualquier tema sobre el estreñimiento de tu hijo, puedes tener una videoconsulta con un pediatra online. ¡La consulta online puede resolver muchos problemas!

Referencias bibliográficas

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales