Enfermedad de Crohn: consejos para el día a día

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que produce inflamación del tubo digestivo y causa diarrea y dolor abdominal, entre otros síntomas. La enfermedad de Crohn no tiene cura, pero hay muchas cosas que puedes hacer para tener una buena calidad de vida. Este artículo se centra en ellas.

¿Diarrea que no se quita? Puede ser enfermedad de Crohn

En la enfermedad de Crohn, tu sistema inmunitario cree que el tubo digestivo es el enemigo y lo ataca. Puede afectarse cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, pero lo más frecuente es que se altere la parte final del intestino delgado (llamada íleon) y el colon.

El ataque del sistema inmunitario provoca inflamación y úlceras (heridas), lo cual se traduce en diarrea que, por lo general, tiene sangre, moco y pus. Otros síntomas frecuentes son el dolor abdominal, el cansancio, la pérdida de peso, la fiebre y el dolor anal.

Además, otros síntomas menos habituales son úlceras en la boca, artritis (inflamación de las articulaciones), alteraciones en los ojos y problemas alrededor del ano. Entre estos últimos tenemos las fisuras (heridas), las fístulas (se forma un túnel entre el colon y otros órganos), las infecciones y la estenosis (estrechamiento del ano).

La enfermedad de Crohn cursa en brotes, es decir, se alternan periodos en los que te encuentras bien (remisión) con otros en los que tienes síntomas.

¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn?

Existen muchos medicamentos para prevenir los brotes y tratar los síntomas de la enfermedad de Crohn:

  • Corticoides: se usan en los brotes, para reducir la inflamación, y luego se suspenden reduciendo gradualmente la dosis.
  • Aminosalicilatos (5-ASA): sirven para reducir la inflamación, y se suelen usar en las personas con enfermedad de Crohn del colon con síntomas leves.
  • Inmunomoduladores (por ejemplo, azatioprina y metotrexato): se usan cuando los síntomas son más graves o cuando reaparecen al retirar los corticoides.
  • Medicamentos biológicos: previenen la inflamación. Suelen usarse en personas que no responden a los medicamentos previos.
  • Cirugía: los medicamentos disminuyen la frecuencia e intensidad de los brotes, pero, con el tiempo, pueden aparecer complicaciones que necesiten cirugía. Por ejemplo, puede ser necesario quitar una parte del colon o abrir el intestino obstruido.

Vivir bien a pesar de la enfermedad de Crohn

Está demostrado que algunos hábitos de vida ayudan a prevenir los brotes y las complicaciones y mejoran la calidad de vida. Te los contamos a continuación.

Dieta: ¿Qué puedo comer si tengo enfermedad de Crohn?

Hay algunos alimentos que empeoran los síntomas, sobre todo durante los brotes. Por tanto, retirarlos de la dieta de forma transitoria cuando estés peor puede ayudar. Ten en cuenta que dejar de comer muchos alimentos puede ocasionar deficiencias de vitaminas y nutrientes, así que consulta con tu médico antes de hacer una dieta muy estricta.

Cada persona es un mundo, así que tú tendrás que determinar los alimentos que te sientan mal a ti. No obstante, los que suelen empeorar los síntomas son los siguientes:

  • Alimentos flatulentos: bebidas con gas, alimentos ricos en fibra (como los cereales integrales), legumbres, coles, coliflor, repollo, lombarda.
  • Lácteos, incluso los que no tienen lactosa.
  • Grasas (bollería, fritos, comida basura).
  • Café, té y alcohol.
  • Frutas y zumos de frutas.
  • Productos con sorbitol (bebidas light, caramelos y chicles sin azúcar).
  • Picantes, kétchup, mostaza.
  • Embutidos y carne roja.

Por otro lado, es preferible que comas poca cantidad, pero al menos 6 veces al día, a que te des atracones.

Otros consejos

El más importante, sin duda, es que sigas el tratamiento que te indique tu médico. Si te sienta mal, coméntaselo para que busque otras opciones, pero no lo dejes por tu cuenta.

Otras recomendaciones que te pueden ayudar a tener menos síntomas y brotes son las siguientes:

  • No fumes. Está demostrado que el tabaco empeora los síntomas y aumenta el número de brotes y el riesgo de que necesites cirugía.
  • Haz deporte. La actividad física pude disminuir la intensidad de los síntomas.
  • No tomes antiinflamatorios no esteroideos (por ejemplo, ibuprofeno), ya que pueden dañar la mucosa intestinal. Si te duele algo, puedes tomar paracetamol.
  • Trata de evitar el estrés, ya que se cree que favorece la aparición de los brotes. Si es necesario, consulta con un psicólogo para tratar la ansiedad.

Recuerda que una videoconsulta con un especialista en gastroenterología puede servir para orientarte si tienes diarrea o cualquier otro síntoma que te preocupe.

¿Tienes dudas?

Haz tu consulta

 

Referencias bibliográficas

  • Peppercorn MA, Kane SV. Patient education: Crohn disease (Beyond the Basics). 2019.
  • Guía ECCO- EFCCA para pacientes con enfermedad de Crohn.
  • Peppercorn MA, Cheifetz AF. Definitions, epidemiology, and risk factors for inflammatory bowel disease in adults. UpToDate. 2019.

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales