Cistitis o infección urinaria: 8 preguntas y respuestas

 

Las infecciones urinarias son muy frecuentes. Entre el 40 % y el 50 % de las mujeres tendrán al menos una infección urinaria a lo largo de la vida. ¿Sabes cómo reconocerlas y distinguirlas de las infecciones vaginales? ¿Puedes hacer algo para prevenirlas? En este post, encontrarás las respuestas a estas y otras preguntas sobre las infecciones urinarias.

1. ¿Qué son las infecciones urinarias?

Las infecciones urinarias son infecciones que afectan a la vejiga o a los riñones. En el primer caso se llaman cistitis y en el segundo, pielonefritis. Las cistitis son mucho más frecuentes que las pielonefritis, y también menos graves. Ambas son mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

2. ¿Por qué las mujeres tienen más infecciones de orina que los hombres?

La mayoría de las infecciones de orina se producen porque las bacterias de la piel y del ano suben por la uretra y llegan hasta la vejiga. Desde ahí, pueden seguir ascendiendo por los uréteres hasta los riñones.

La uretra de las mujeres es más corta y está más cerca del ano que la de los hombres, así que las bacterias tienen un recorrido más fácil.

3. ¿Qué factores aumentan el riesgo de sufrir infecciones urinarias?

En las mujeres premenopáusicas, las relaciones sexuales, el uso de espermicidas y el haber tenido ya alguna infección urinaria predisponen a tener infecciones de orina.

Después de la menopausia, además de haber tenido alguna infección urinaria previa, son factores de riesgo la incontinencia de orina y el útero caído.

También son más propensas las mujeres cuya madre ha tenido infecciones de orina, las personas diabéticas y las que tienen alguna malformación del sistema urinario.

Por su parte, el embarazo favorece las pielonefritis. En las mujeres embarazadas es fundamental tratar las infecciones urinarias, incluso aunque no produzcan ningún síntoma.

Por otra parte, mucha gente cree que el uso de tampones o compresas, los lavados vaginales, ir a la sauna, beber poco, llevar ropa interior que no transpira y aguantarse mucho las ganas de orinar aumentan el riesgo de infecciones de orina. Lo cierto es que, aunque algunos estudios sugieren que es cierto (y otros, lo contrario), no se ha podido demostrar que evitar estas prácticas realmente haga que tengas menos infecciones.

4. ¿Cuáles son los síntomas de las infecciones urinarias?

Los síntomas habituales de la cistitis son los siguientes:

La pielonefritis provoca fiebre con escalofríos, dolor en el costado y zona lumbar del lado del riñón afectado, náuseas y vómitos. Estos síntomas pueden asociarse a los de la cistitis, pero es frecuente que se presenten solos (es decir, sin ningún síntoma al orinar).

5. ¿Cómo se distingue una cistitis de una infección vaginal?

Las infecciones vaginales también producen picor y ardor, así que a veces es difícil distinguirlas de las cistitis. Por lo general, las vaginitis provocan también mucho flujo e irritación de la vulva y la vagina.

Por tanto, si te duele al orinar y tienes ganas constantes de hacer pis, pero tu flujo es normal, casi seguro que tienes una cistitis.

6. ¿Es necesario hacer una prueba de orina siempre?

No siempre. A veces los síntomas son tan típicos que tu médico puede tratar la cistitis sin necesidad de hacer ninguna prueba. También, cuando una mujer ha tenido ya una infección de orina y vuelve a tener los mismos síntomas, la probabilidad de que vuelva a tener una infección de orina es tan alta que no hace falta ninguna prueba.

Por el contrario, cuando los síntomas son escasos o menos habituales, se puede analizar la orina de forma rápida en la propia consulta.

Asimismo, cuando se sospecha una pielonefritis, será necesario cultivar la orina para descubrir qué bacteria la está causando. También puede ser preciso hacer análisis de sangre y otras pruebas, como una ecografía.

7. ¿Cómo se tratan las infecciones de orina?

Las infecciones de orina se tratan con antibióticos. Hay diferentes pautas (una dosis única, pautas de 3 o 5 días, etc.). Tu médico decidirá cuál es la mejor para ti, aunque las pautas cortas son las apropiadas para la mayoría de las mujeres. Por lo general, a las pocas horas los síntomas ya empiezan a remitir, aunque debes terminar todo el tratamiento, tal como te lo indique tu médico.

8. ¿Qué puedo hacer para prevenirlas?

De las siguientes recomendaciones, las únicas que realmente ha demostrado ayudar son las dos primeras. El resto necesita más estudios, ya que todavía no ha probado claramente su utilidad:

También existen vacunas para prevenir las infecciones urinarias. Pueden ser útiles para algunas mujeres con infecciones de repetición por ciertas bacterias, pero todavía necesitan más estudios para determinar un uso más extendido.

Por último, algunas mujeres necesitarán tomar antibióticos en dosis bajas de forma preventiva.

Si tienes cualquier duda, consulta online con un urólogo. Nuestro servicio de videoconsulta te lo pone fácil.

Referencias bibliográficas

 

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales