Caspa y dermatitis seborreica: líbrate de ellas

¿Te pones siempre ropa blanca para que no se te vea la caspa en los hombros? ¿Hay alguna forma de deshacerte de ella? ¿Es lo mismo la caspa que la dermatitis seborreica? Sal de dudas leyendo este artículo.

¿Qué son la dermatitis seborreica y la caspa?

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria de la piel, que ocurre en zonas que tienen muchas glándulas sebáceas, en especial, el cuero cabelludo y la cara. No está claro por qué sucede, pero parece que la reacción inflamatoria la desencadena un hongo que vive en la piel. No se contagia.

La dermatitis seborreica produce un enrojecimiento de la piel y una descamación grasienta del cuero cabelludo, los lados de la nariz, las cejas, detrás de las orejas y los surcos que van desde la nariz a las comisuras de los labios. También puede afectar a los párpados, el pecho, la parte alta de la espalda, las ingles y, en los bebés, la zona del pañal. En los hombres, es peor en el área de la barba.

Las zonas afectadas, a veces, pican y escuecen. El estrés, los disgustos, algunos cosméticos y el invierno empeoran las lesiones, aunque el calor puede agravar las de los pliegues.

Por su parte, la caspa no es más que una forma leve de dermatitis seborreica. Se llama también pitiriasis seca, porque la descamación es poco grasienta.

¿Cómo se tratan la dermatitis seborreica y la caspa?

La dermatitis seborreica (y la caspa) es una enfermedad crónica, que cursa en brotes; es decir, hay épocas mejores y épocas peores. Los tratamientos son muy efectivos para controlar los síntomas, pero no curan la dermatitis. Es importante que tengas esto en cuenta y seas constante con el tratamiento. Lo habitual es usarlo durante una temporada larga y repetirlo cuando haya brotes.

Las medidas generales son útiles para no empeorar la dermatitis. Lo ideal es que uses limpiadores sin detergentes, con pH neutro o ácido. Los cosméticos y colonias con alcohol o muy grasos son irritantes, por lo que es mejor que no los uses. En cuanto a la alimentación, ni el alcohol ni los picantes van bien para la dermatitis. Por lo general, el sol es beneficioso.

El tratamiento inicial siempre es tópico, es decir, aplicado en la piel. Solo si no es suficiente (lo cual es muy raro) se pasa a otros tratamientos más fuertes, como los corticoides o antifúngicos orales (en pastillas).

Entre los tratamientos tópicos tenemos los antifúngicos (que matan el hongo desencadenante de la dermatitis), como el ciclopirox, el ketoconazol, el sulfuro de selenio o el pitirionato de zinc. Se usan 2 o 3 veces por semana (a diario, si es en la barba) y, una vez pasado el brote, se pueden aplicar como preventivo 1 vez a la semana o cada 2 semanas.

Si la dermatitis no mejora, pueden sustituirse los antifúngicos por corticoides, en formato líquido o gel si es para el cuero cabelludo y en crema o loción si es en la cara. Se usan a diario durante 2-4 semanas y luego se retiran. También pueden combinarse antifúngicos y corticoides.

Por último, tenemos los inhibidores de la calcineurina (tacrólimus y pimecrólimus), que son igual de efectivos que los corticoides, pero irritan más.

Si crees que tienes dermatitis seborreica, en Opensalud te ponemos en contacto con el dermatólogo que necesitas, sin que tengas que desplazarte.

Necesitas hacer una consulta a un dermatólogo. Regístrate gratis en:

www.opensalud.es

Referencias bibliográficas

  • Baumert C, et al. Topical Medications for Seborrheic Dermatitis. American Family Physician. 2017; 95 (5): 329.
  • Gelot P, et al. Dermatitis seborreica. Dermatología. 2013; 47 (1):1-6.
  • Fonseca Capdevila E. Dermatitis seborreica del adulto. Fisterra. 2016.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales